domingo, 25 de septiembre de 2016

Tarta La Pondala, Gijón #miversión



Esta foto me gusta un montón, cuando quemaba el azúcar de una forma tan tradicional y salía ese humo, ese olor,  pensé tengo que hacer una foto.  Una mano estaba muy ocupada con el bicho de quemar y  la otra intentaba colocar máquina y trípode de la mejor manera para no perderse ese humo , yo no tengo ayudante para esto, jeejejjajaj esta vida blogger es así. Al final salió, jeje





Tuve algún inconveniente, el soplete no quiso funcionar y tuve que acudir al plan antiguo. Volví al quemador, que por cierto no encontraba y uffff apareció, imprescindible para esta tarta el requemado. Le he calentado en la vitro, no te preocupes no se estropea, sólo tienes que esperar el suficiente tiempo para que se caliente mucho y quemas toda la tarta de un tirón. Tengo que decir que me gusta más este quemado tradicional.





Vamos a hablar de la tarta y no de mis rollos cocineriles. En mi casa, se llama Tarta La Pondala (1891) porque en ese excelente y mítico restaurante es donde la hemos probado por primera vez. Posteriormente, en esta receta se inspiró la llamada Tarta Gijonesa. Alguien le dió la receta a mi madre que la preparaba con margarina, a mí me gusta más con mantequilla, pero como siempre tú eliges. Como somos pocos, #raroraro he preparado una tarta pequeña y elegido este molde que me he traído de Essaouria que me chifla,  si quieres doblas los ingredientes.


Tarta La Pondala, Gijón #miversión:

Crema de Almendra:

  • 125 gr. de Almendra en polvo
  • 125 gr. de Mantequilla
  • 2 Yemas
  • 2 Claras 
  • 100 gr. de Azúcar, más/menos de acuerdo a tu gusto

Base:

  • 8-10 bizcochos de soletilla o sobaos, lo que tengas
  • 100 ml de Agua
  • 75 gr de Azúcar
  • Semillas de media vaina de Vainilla, 1/2 cdta. de extracto o  azúcar avainillado, lo que tengas.
  • 1 Cdta. de Sansón

Quemado: 

  • Azúcar
  • Soplete o Quemador



Prepara un almíbar con el azúcar, el vino, el agua y la vainilla. Cubre la base de tu molde con las soletillas cortadas en trasversal. Empapa con el almíbar. 

Mezcla en un bol, el azúcar con la mantequilla, cuando tengas una crema, añade las yemas y la almendra tamizada. Monta las claras e incorpora a la crema con la espátula con movimientos envolventes intentando que no se te bajen.

Cubre la base de tu tarta. Reserva en la nevera. Antes de servir espolvorea con bastante azúcar. Quema con tu soplete o quemador, este paso es fundamental para el resultado final de la tarta.

Espero que te guste, bsss



3 comentarios:

  1. Mira que a mí todo lo que sea con quemador o soplete me gusta mucho, jajajajajajajajaja, pero cachondeo aparte es una tarta deliciosa seguro, ni conozco mucho vuestra Reposteria pero tú nos enseñas cada ejemplo que me enamora, como Asturias 😉
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Madre mía Marga, es una maravilla de tarta. Tiene que estar muy, pero que muy, buena. Es tu versión y como no sé cómo son las de los demás, te felicito. Ya me gustaría a mí probar un poquito. Besos

    ResponderEliminar
  3. Marga, te imagino y te veo montando el numerito para hacer las fotos. Me costo acostumbrarme al trípode, pero madre que gran ayuda.

    De la tarta que te voy a decir, no la conocía pero leyendo la receta y viendo las fotos seguro que es una delicia.
    He tenido que buscar que demonios es Sasón, siempre se aprende algo nuevo.
    Felicidades por esa fotaza, que hasta se puede oler.
    Bss.

    ResponderEliminar

Me encanta que dejes tu comentario, me alegra el día.